martes, septiembre 05, 2006

Crikey!

Podrá haber sido un payaso mediático que nadie tomaba muy en serio pero tenía la cualidad de llegarle más a la gente que cualquier Rainbow Warrior cortando redes atuneras. Y más importante aún, le llegó a los niños, lo cual en estos tiempos de preludio a la debacle es tal vez su máximo legado.

Murió en su ley.

Stephen Robert Irwin (1962-2006)


Buenas noches y dulces sueños.

Ya estoy en franca recuperación. Y no tengo leucemia, tengo un par de pulmones que disfrutan siendo hipercolonizados por bacterias muy resistentes con regularidad. Éste es mi primer post en casi dos meses. Prometo recuperar el impulso.

2 Comments:

Blogger kiny said...

Muy legado y todo lo que quiera pero la muerte de este man es muy bizoña. Como cuando el bombero muere quemado, nadie se lo espera aunque hay altas probabilidades de que suceda.

El cazador de cocodrilos pasó a ser el cazado por mantarayas. que mierda.

A propósito, le recomiendo el hábito del cigarrillo para cualquier mal pulmonar (solo si quiere acelerar abrumadoramente la fecha de su deceso). Que bueno que regrese compañero de Santander del norte.

5:45 p. m.  
Blogger Cerebro said...

Bueno, era la mejor forma de morir para el. Me alegra saber que estás mejor Diego, espero que esos bichitos que habitan tus pulmones se vayan muy pronto. Abrazos!!

5:34 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home