lunes, octubre 03, 2005

El Paisita Mamoncito

El poder que tiene la TV para influenciar a la gente es impresionante. La televisión influye en la forma de pensar, actuar y hablar. Esto es un fenómeno que ocurre en todas partes pero es más pronunciado en países como Colombia, donde las transmisiones televisivas son monopolizadas por unos pocos (Caracol y RCN). En Colombia, cualquier cosa que sea transmitida por Caracol o RCN tiene un potencial de influencia muy grande porque todos estamos viendo. Cuando digo que todos estamos viendo me refiero a que el televisor no falta en ninguna parte. Puede no haber piso, techo, cama o comida, pero si hay cuatro paredes, hay televisor. De esta forma hoy todos estamos (o están) diciendo "péguele", "voyy", "gozata", "bailata" y hasta más (esa estaba muy fácil pero no me aguanté). Sin embargo, no quiero ponerme a escribir (hoy) sobre la influencia de los Roldán (digo, Los Reyes) en el lenguaje actual.
Me quiero pronunciar en contra del fenomenito que ha surgido desde que Alvarito Uribito subió al soliocito de Bolivarcito y abrió por primerita vez su boquita en el añito 2002 y le dio por hacer su gobiernito en vivito por televisioncita. Es obvio que me refiero a los diminutivitos. "Esto es como en la feriecita, venga el marranito y tenga la platica". "Venga la produccioncita de coquita y tenga su compensacioncita". "En esa finquita puede ponerse a sembrar arrocito". Se ha vuelto muy comuncito oír éstos y otricos adefesitos cada vececita que uno prende el televisorcito. Al principio puede parecer tiernito y paternalcito que el presidentico trate a sus gobernaditos como si fueran sus hijitos inocenticos e indefensitos, pero después de un tiempito se vuelve un tantico insultantico ser trataditos de una formita tan condescendientica. Además, el fenomenito se ha extendido a otros escenaritos dentrico y afuerita de la televisioncita. Hoy, por ejemplito, me di cuentica que todos los cirujanitos plastiquitos de cambiecito extremito hablan de los "ojitos", "carita", "orejitas", "bustico" y "grasita".
Por lo anteriorcito, le pido a Uribito (porque, obvio, él lee este blogcito, ya que todo el mundito lee este blogcito) que se escuche unito de sus propios discursitos y cuente cuantas vececitas usa diminutivitos, y lueguito se pregunte a sí mismito si disfrutaría que le hablaran a su personita de la misma formita. A ver si por fin nos deja tranquilos o arranca de cero los próximos cuatro años (inevitable comentario político).
Buenas noches y dulces sueños.
Diego
Cada vez se hace más complicado conseguir tema para escribir todos los días. Mi vida no es tan interesante como para publicarla.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home