sábado, septiembre 24, 2005

High School Reunion

Yo no soy de los que llaman. Cuando llega el fin de semana me vuelvo totalmente dependiente del timbre de mi celular para concertar algún tipo de interacción social. No sé por qué no llamo. Tal vez sea otra manifestación de mi pereza patológica, tal vez me quiero hacer el importante o tal vez quiero mantener mis opciones abiertas (¿anglicismo? ya ni sé en que idioma escribo) y no me quiero comprometer con nadie. En fin, el caso es que el celular no sonó esta noche y estoy aquí como todo buen blogger no acostándome a dormir.
Bueno, en realidad sí recibí una oferta de intracción social, aunque no fue vía celular. La prima porrista se disponía a asistir a la fiesta de cumpleaños de una compañera de colegio y me pidió que la acompañara. Fiesta de ex-alumnos -pensé para mis adentros. No, no, no, no y no. Si uno no es uno de los ex-alumnos que asiste, este tipo de fiestas se deben evitar a toda costa.
Todo evento social donde más de tres personas que hayan compartido un pasado académico (llámese colegio, universidad, clases de conducción, adoctrinamiento subversivo, AA, etc) se reunen, siempre termina de la misma manera: Los ex-alumnos, borrachos, se sientan en círculo y dicen cosas como: "¿se acuerda cuando emborrachamos a Serrano y le hicimos creer que se había empelotado en la piscina?", mientras que a los demás invitados o les toca irse, o se aburren como jabón en baño Francés. Lo digo por experiencia propia.
Si bien el tema de la fauna fiestera se ha blogueado hasta el cansancio, quisiera ahondar un poco en la descripción de las criaturas que se encuentran específicamente en las reuniones masculinas de ex-alumnos:
  • Encontramos sin falta el tipo que solía ser tímido, bizco, chueco, bajito, gordo y feo, que ahora se convirtió en cisne y es el que se lleva toda las niñas. En adición, está presente su alter ego que pasó de ser cisne a patito gordo, calvo, feo, y sin niñas. Es de aclarar que el cisne ahora se preocupa más por mantener viva la fiesta que por sentarse a hablar de estupideces, mientras que el patito prefiere sentarse a hablar de estupideces.
  • Hace su presencia también aquel compañero que tiene memoria de elefante y es capaz de recordar anécdotas nimias que nadie recuerda. Ejemplo: "¿Se acuerda de la vez en séptimo cuando estábamos en descanso y Jose le sacó un gato en el brazo derecho porque usted le dijo que no tenía carácter e iba a terminar estudiando radiología? Sí Serrano, claro que me acuerdo".
  • También está el que está muy encarretado con su profesión y/o trabajo y se la pasa soltando retahilas técnicas que no le importan a nadie. Peor si es médico: "Estoy investigando el polimorfismo del receptor andrenérgico B2 y su asociación con el nivel de severidad del asma en la población adulta de Colombia. Me estoy enfocando en dos polimorfismos identificados en los codones 16 y 27 del receptor". Y peor si es el mejor amigo de uno.
  • A causa de una invitación lastimera y de último minuto, se aparece el que siempre fue el hazmerreir del grupo y sufre toda la noche porque todas las anécdotas que lo tienen como protagonista son extremadamente vergonzosas.

Estoy seguro que hay muchos más pero en este momento tengo mucho sueño y no puedo escribir más. Si a ustedes, imaginarios lectores, se les ocurre algún otro, háganlo saber.

Mi prima ya debe estar borracha.

Buenas noches y dulces sueños.

Diego

Afectuosos saludos al siempre incomprendido Colegio Calasanz de Cúcuta.

Apostillas: Serrano todavía cree que se empelotó en esa piscina, Jose se va a especializar en Radiología, y le deseo muchísima suerte al médico en Inglaterra.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home