lunes, septiembre 26, 2005

The Aviator

Detesto mi falta de perseverancia. Después del entusiasmo inicial que el aeromodelismo había generado en mi inconstante humanidad, el tiempo pasó y, como era de esperarse, mi interés se diluyó. Había ido al hangar/cancha de golf durante dos fines de semana pero lo único que hacía y me permitían hacer era sentarme a ver como los mayores volaban sus avioncitos y luego me adoctrinaban. Al tercer fin de semana, cuando sentía que ya era hora de emprender una nueva empresa (mis iniciativas no duran más de algunas semanas), dejé el aeromodelismo tirado y me fui al estadio a vivir lo que a la postre se convertiría en una tarde muy olvidable.

Hoy volví al bucólico hangar/cancha de golf, más por compromiso con mi tío que por iniciativa propia, mentalizado a que iba otra vez a sentarme, ver volar los aviones, escuchar teoría, ver volar los aviones, hablar de política, ver volar los aviones, renegar para mis adentros del muy obvio elitismo del que estaba haciendo parte y escuchar más teoría. Pero no, hoy los elitistas/pilotos llevaron un radio control de entrenamiento y, de forma asistida, nos dejaron controlar un avión por ciertos lapsos de tiempo a mi tío, a otro principiante (que ya compró avión pero no sabe que hacer con él) y a mí.

El control asistido es un sistema a prueba de tontos que funciona más o menos como los carros de las academias de conducción que tienen doble volante y doble conjunto de pedales. El radio principal, el cual es controlado por un piloto experto, se conecta mediante un cable al radio de entrenamiento lo que permite que el control del avión se transfiera entre entre los radios a voluntad del piloto. Hmm. Me doy cuenta que tal vez sea algo pretencioso referirme a esta gente como pilotos. ¿Cómo les puedo decir? veamos, todos son hombres maduros (tirando a viejos) con mucha plata e ínfulas de niños que no saben como más escaparse de la casa. Porque eso sí, las féminas no asoman la nariz ni por error. Ah, que diablos, pilotos.

Los controles son muy sensibles, por lo que se necesita bastante precisión para dominar con propiedad las palanquitas. A pesar de la dificultad, resultó que yo tuve mucha mejor disposición para manejar los controles que los otros dos principiantes (obviamente viejos), gracias a que gasté muchos años de mi vida renunciando a la interacción social y consumiéndome en el atractivo vicio de los videojuegos. Por suerte ya salí de él (los videojuegos evolucionaron para convertirse en adefesios complicados y, sobre todo, muuuy largos, lo cual me daba mucha pereza).

En fin, para irme a acostar, debo decir que el entusiasmo por los avioncitos volvió y creo que voy a intentar hacer una dolorosa inversión compartida en uno de esos aparatos. Sin embargo soy una persona tacaña al extremo. Veremos.

Los dejo con fotos de la excursión de hoy:

¡Aaahh! la porquería de blogger no me quiere dejar subir fotos. Las pongo mañana.

Buenas noches y dulces sueños.

El ídolo del pueblo marcó otro gol en la victoria 3-0 como visitante del Doblemente Glorioso Cúcuta Deportivo ante Alianza Petrolera.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Hey, interesting post! I've bookmarked your blog and will be reading it regularly.

By the way, did you hear today that the stalemate that has emerged from the German election will have the effect of slowing up economic reform and this is seen by most commentators as an utter disaster? Terrible!

I have a classic car parts web site which you or your readers may find interesting. It pretty much covers classic car parts related stuff.

Keep up the nice work!

Jimmy

3:39 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

I definitely like your site, bookmarked!

I've got a penis enlargement related site. It covers penis enlargement related articles.

Drop by when you can.

3:40 a. m.  
Blogger Joe Pino said...

Maldita sea la pereza mata cualquier intención. Mejor le hago caso al comentario del usuario anónimo y me alargo el pene.

9:58 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home